Pepònio gana por tercera vez el premio Roc Boronat de la ONCE, con el relato ‘La noia de la cua’

Antoni Jaumandreu de Balanzó ‘Pepònio’: ‘No sabía que sabía escribir un poquito’

Antoni Jaumandreu de Balanzó, más conocido como Pepònio, es uno de los dibujantes que ha ilustrado la vida colomense de los últimos 30 años

La pérdida gradual de la visión le ha obligado a reinventarse y canalizar su creatividad de otra manera: escribiendo relatos. Así, ha conseguido llevarse por tercera vez el Premi de Relats Roc Boronat, convocado por la ONCE, con un relato llamado ‘La noia de la cua’, sobre una chica a la que le ocurre algo extraordinario cuando miente. Hablamos con él, sobre su vida, obra y milagros.

- Publicitat -
Coronavirus Sidebar Lateral 300 X 320

La primera pregunta es directa, ¿tú mientes mucho?

Pues la verdad es que todos mentimos bastante, con pequeñas mentiras, sin duda.

Después de toda una vida siendo dibujante, ¿cómo ha sido el paso a convertirte en escritor de relatos?

Yo he tenido que reconvertirme un poco a la fuerza, cuando llegó momento en que ya no veía las imágenes. Ahora a duras penas veo la letra de palo. Así que para escribir hago un poco lo que puedo, a partir de los restos visuales que me quedan y el sonido.

Cuando uno ha sido creativo toda su vida, ha de buscar alternativas para seguir sacando lo que lleva dentro por alguna parte y escribir es lo único que puedo hacer

De aquí ha salido una vocación literaria que poco a poco se ha ido haciendo más importante. Cuando uno se queda ciego tiene que aprender a hacerlo todo de nuevo, desde caminar a usar el ordenador.

Pero tiene que tener voluntad y ponerse. Yo lo voy consiguiendo, con esfuerzo, pero lo consigo.

¿Y cómo ha sido tu evolución desde que empiezas a escribir y ganas un primer premio hasta ahora?

Antoni Jaumandreu de Balanzó ‘Pepònio' 3He de decir que siempre he escrito, incluso tengo una novela publicada del año 2007, En Paral·lel. Después, durante todo este tiempo me he dedicado a hacer artículos de opinión en Elmirall.net.

Tengo planteado hacer otra novela, pero ahora mismo los relatos cortos son más fáciles de hacer para mí.

Normalmente escribo cosas muy relacionadas con mi vida. Este último relato ‘La noia de la cua’, es una especie de regresión infantil. Mi padre, que era muy polifacético, también hacía películas de Super 8, con guión y todo, hizo una que se llamaba ‘La niña de la coleta’. Lo que he querido es hacer una versión moderna de ‘La niña de la coleta’.

El relato anterior con el que gané se basaba en mis experiencias con las webs de contactos, Meetic y similares, en una época en la que estaba muy solo. Son relatos impactantes, graciosos, pero que tienen mucho de realidad.

Muchos de ellos también se ambientan en la Segarra, comarca de Lleida donde he pasado muchas etapas de mi vida y a la que tengo gran cariño.

¿Cuáles son tus referencias para escribir? ¿A quién te gustaría parecerte?

Yo he sido un gran lector. Hay tantos a los que me gustaría parecerme que al final me gustaría parecerme a mí. Por eso escribo cosas de mi vida.

Me gustan mucho los escritores rusos. Por ejemplo, he leído la obra completa de Dostoyevski, una obra que me encanta. Un título que me impactó es por ejemplo Noches blancas.

La lectura es algo que también tengo que aprender de nuevo. Suerte que la ONCE hay un auténtico ‘bibliotecón’ de audio impresionante con 50.000 volúmenes de los que hago uso.

¿Santa Coloma te inspira a la hora de escribir?

Santa Coloma es un amor. Uno de los amores de mi vida. Yo no soy colomense, pero ahora que voy a cumplir 60 años, ya llevo más de la mitad de mi vida aquí, desde que llegué en el 83. Me quedé enamorado y dudo que me mueva de aquí si no es a pasar alguna temporada a mi pueblo.

Te enamoras básicamente, no porque sea una ciudad especialmente bonita, te enamoras de su gente, de su vitalidad.

Santa Coloma es diferente. Un lugar en el que hay valores de convivencia, de solidaridad que creo que no se dan en otras ciudades de su entorno. Yo lo vivo en primera persona.

Es muy bonito salir a la calle, cuando salgo solo que son pocas veces, y recorrer un camino que nunca haces solo. Siempre encuentras a alguien que te conoce o que, sin conocerte, te ayuda, te acompaña. Conoces a desconocidos. Desde a tu casa hasta el bar, puedes hacer amigos y amigas.

El premio Roc Boronat es un premio prestigioso, convocado por la ONCE, ¿qué significa para ti ganarlo repetidamente?

Es un premio importante. Por una parte la parte importancia personal que tiene, porque quieras o no, siempre necesitas un poco de empujón y de inyección de autoestima. No quiero hacerme el llorón, pero cuesta.

Luego está la vertiente literaria, es un premio que convoca la ONCE pero cuyo jurado es estrictamente literario, con figuras conocidas, escritores, editores, gente de la literatura.

Me hubiera gustado que alguien del Ajuntament hubiera venido a la entrega de premios

Y eso te enorgullece. Piensas ‘yo no sabía que sabía escribir un poquito’. Yo sabía dibujar, pero cuanto menos texto hubiera en los bocadillos, mejor.

¿Qué nuevos proyectos tienes? ¿Presentarte al premio de novela?

Es especialmente importante porque es abierto a todo el mundo. En mi cabeza está hacer una novela, que será la segunda y se está estructurando en mi cabeza.

Mi proyecto es ahora mismo seguir viviendo, buscar entretenimiento. Una persona que está acostumbrada a trabajar y tener una disciplina necesita buscarse algo que hacer.

Y como persona muy integrada en la vida cultural y social de Santa Coloma ¿cómo ves la vida cultural de la ciudad?

Pregunta complicada. Yo en los últimos años, la veo bien. Veo que hay un dinamismo cultural importante. Lo que veo es que ese dinamismo no siempre está vinculado a la regiduría de Cultura, sino que hay más allá. Eso siempre ha pasado en Santa Coloma.

Creo que la concejalía lo hace bien, además soy amigo de Petry Jiménez, la regidora, que creo que lo ha hecho bien.

Ahora bien, hay montones de cosas culturales que se hacen desde el tejido social que no se sabe porqué no han encontrado el apoyo que merecían del municipio. No se sabe bien porqué pero siempre ha pasado.

Y dicho esto, tengo una espinita clavada, me hubiera gustado que alguien del Ajuntament hubiera venido a la entrega de premios, entre otras cosas porque estaban invitados.

Desconozco porqué no vinieron porque nadie me ha dicho nada.

Por último, un consejo para quién esté pasando por un proceso similar y necesite reinventarse.

Mucha fuerza e intentar sacar esa fuerza del interior de uno mismo. Hay que apoyarse también en tu entorno. Intentar mantenerlo.

Cuando se produce algo como lo que me ha pasado a mí, de golpe la mitad de la gente desaparece.

Mucha gente no se acerca a ti para decirte nada, esto pasa y hay que saber encajarlo. Muchas veces no se hace por el propio miedo de las personas a dar un apoyo que se necesita más que nunca. Por eso si notas que la gente no se acerca a ti, acércate tú a ellos.

Esto se parece mucho a un proceso de pérdida, que se pasan etapas de duelo. Yo por suerte estoy en la última etapa.

- Publicitat -
APP CANAL150

DEIXA UNA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here