No es fácil ser Cocotevá

La Estanquera de Vallecas de la compañía colomense triunfa en la Sala Miquelet del Sagarra

En muchas ocasiones se dice eso tan manido de que ‘XXX ha pasado por su particular visión tal obra’. Lo que significa que de un material primero, un grupo humano puede hacer diversas interpretaciones.

- Publicitat -
DeliverySC

“Comentarios, charlas, apuntes sobre lo que sucede en escena, el móvil… todo lo necesario para entorpecer el trabajo de unos actores que llevan tiempo preparando un texto y una puesta en escena”

Cocotevá, la compañía teatral colomense que dirige Xavi Villena, tiene un sello propio. Una forma de hacer y de interpretar que hace inconfundibles sus puestas en escena. Pero no todas las puestas en escena son la misma puesta en escena. Que haya una línea, un aire, no significa que todo sea lo mismo y que lo mismo de una cosa que la otra.

El público como parte de la obra

Algo que no pareció entender el público asistente, que pensó que La Estanquera de Vallecas era Cómeme el Coco, en la que la compañía hace partícipe al espectador de lo que ocurre. Aquí el plan es otro y eso el público no pareció entenderlo. Comentarios, charlas, apuntes sobre lo que sucede en escena, el móvil… todo lo necesario para entorpecer el trabajo de unos actores que llevan tiempo preparando un texto y una puesta en escena que se puede ir al garete por culpa precisamente de un público devoto.

Cómo salir adelante

La Estanquera de Vallecas, obra de José Luis Alonso de Santos, que fuera llevada al cine por Eloy de la Iglesia con Emma Penella, José Luis Gómez y una jovencísima Maribel Verdú, ha sido adaptada por Cocotevá de manera que los dos atracadores son ahora dos atracadoras que asaltan un estanco de Vallecas y, rodeados por la policía, acaban confraternizando con sus rehenes. La obra es divertida, tierna, dura y sensible.

Se trata de establecer el vínculo entre unas atracadoras, la Leandra que interpreta Rosa Aparicio y la Tocha, con una muy expresiva Tania Alor; y la estanquera, la señora Justa que borda Xeska Robles y su apocado hijo Ángel, que interpreta Álex Mas. Personas que viven para subsistir y que hacen lo que pueden para salir adelante en un mundo hostil. Casi como los propios actores.

Una obra divertida, con una banda sonora cañí pero que toca la patatita, frenética como siempre es todo Cocotevá, en la que se cuela un Kike Hita como el agente Maldonado para recibir todos los golpes…. Pero en la que no aparecen ni Ponxi Dávila ni Andrea PF, actrices ‘cocoteveras’ favoritas de este redactor y quizás por eso deberíamos acabar la crítica aquí mismo.

Sin embargo, hay que ser profesionales y, sea como sea, se agradece el esfuerzo de Cocotevá al llevar a su terreno, pero respetando su espíritu, una obra en la que se habla de cómo la vida nos puede llevar a lo que no queremos, a reaccionar ante la violencia, a plantarle cara al infortunio.

- Publicitat -
DeliverySC
 
APP CANAL150

DEIXA UNA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here