Ningú Sense Llar Gramenet se activa por los sin techo

Durante tres días el Centre Obert Rialles ha funcionado como refugio improvisado para personas sin techo

Raúl, uno de los integrantes de ‘Ningú Sense Llar Gramenet’, se autodefine como ‘un grupo de preocupados’.

Un día, hace unos meses, unas cuantas personas ‘preocupadas’ de Santa Coloma por el tema de las personas sin techo que duermen en las calles en nuestra ciudad, decidieron reunirse y comenzar a pensar en actuar.

- Publicitat -

Personas llegadas desde distintos ámbitos, procedencias ideológicas y experiencias personales, decididas a hacer algo y, si es posible, solucionar el problema de las personas que duermen en cajeros, en campamentos, en portales, pero invisibles para la mayoría.

El estado de los sin techo en Santa Coloma

Así, en primer lugar organizaron un recuento de personas que dormían en la calle en Santa Coloma.

Una gélida noche de diciembre recorrieron en grupos las calles de la ciudad y recogieron un total de 19 personas.

Según Raúl, si contaron 19 personas es posible que realmente sean casi el doble los que hoy no tienen un techo bajo el que cobijarse por las noches.

El siguiente paso fue dar visibilidad a la entidad mediante una mesa redonda que llenó la sala de actos de la Biblioteca de Singuerlin y en la que el director de la Fundació Arrels, Ferran Busquets, y el profesor e investigador de la UPF Albert Sales, pusieron encima de la mesa en qué consiste esta situación del ‘sensellarisme’ y cuáles son las posibles soluciones.

Según Raúl, si contaron 19 personas es posible que realmente sean casi el doble los que hoy no tienen un techo bajo el que cobijarse por las noches

Acción en plena ola de frío

La llegada de tremenda ola de frío de esta semana ha llevado a este grupo a actuar de nuevo, poniendo en marcha un grupo de atención a las personas sin techo.

Las noches del martes y miércoles, unas noches espantosas, heladoras, recorrieron la ciudad buscando a personas que dormían en la calle para ofrecerles un refugio en el Centre Obert Rialles, en el barrio de Singuerlin, donde podían cenar, ducharse y pasar la noche.

Para el grupo ‘Ningú Sense Llar Gramenet’, esta iniciativa venía a suplir la carencia de infraestructuras que padece nuestra ciudad en este aspecto.

Cena, ducha y un sitio para dormir

La última noche, la del jueves, fueron cuatro personas las que quisieron resguardarse de otra noche de perros en el Rialles. Una cena, una ducha, algo de compañía por parte de voluntarios y voluntarias, y dormir con unos mínimos de comodidad.

A las ocho de la mañana, su vida vuelve a las calles. Durante una reunión previa a la cena, tanto los integrantes de Ningú Sense Llar como sin techo, participan en un debate sobre qué hacer los próximos días.

La pequeña radio encendida de uno de los sin techo, va narrando el partido del Barça. Al terminar de cenar, es hora de coger algo de ropa de segunda mano para pasar el día siguiente. Duermen del tirón.

Decidir sobre los próximos pasos a dar

Este dispositivo de emergencia se desactivó el viernes por la mañana. Hoy, esas cuatro personas, una vez que ha pasado esta ola de frío y lluvia, con el aumento de temperaturas, volverá a estar a su suerte.

A partir de la semana que viene, a ‘Ningú Sense Llar Gramenet’ se le presenta la disyuntiva sobre qué camino tomar, qué papel ha de jugar la representación del consistorio colomense en la entidad. Qué hacer para que, efectivamente, en Santa Coloma no haya personas durmiendo en la calle.

Y mientras tanto, la vida sigue. Hay buñuelos y roscos ya en las panaderías de Santa Coloma. Y ese grupo de ‘preocupados’, al menos, ha conseguido que hablemos de un tema que nadie quiere ver.

- Publicitat -
ARG Neteges
Xòcala
La Taula Vella
La Cuina de la Loli
Tremendos
EL 9 Carrer
FAVGRAM
Operario del Humor
Isabel Muñoz

DEIXA UNA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here