La irresistible ascensión de Esmeralda Colette

‘En el teatro puedes ser cualquier cosa’

- Publicitat -

Esmeralda Colette es un torbellino. La jovencísima actriz y cantante colomense es un cúmulo de ideas, proyectos, risas, gestos, entusiasmo y ganas de ir hacia delante

Sin sujetarse a normas, sin plegarse a lo que se supone que tiene que ser lo legal y lo normativo. Durante el mes de febrero de 2018 estará el Teatre El Maldà con la obra Lovely Precious Dream. Hemos querido hablar con ella para que nos cuente cómo está creciendo este proyecto y cómo evoluciona ella como artista.

Si es que hay alguien en Santa Coloma que no sepa quién es Esmeralda Colette, preséntate, por favor.

Me presento, aunque no sé cómo presentarme… soy una chica de Santa Coloma de Gramenet que de pequeña iba a Can Roig i Torres, al Conservatori de Música. Y tengo que decir que era una alumna muy mala. A Juanjo Marín, director de l’Excèntrica, lo conozco de entonces y sabe cómo era. Estuve luego haciendo teatro en Gràcia y fue un despiporre. Era genial porque podía ser yo y cuando más salvaje era más me aplaudían.

Empecé a cantar a partir de los 14 años, cantaba a escondidas y me daba mucha vergüenza hasta que mi hermano, Elías de los Barrankillos, me grabó y se lo pasó a sus colegas que me dijeron que cantara, pero sin tener ninguna formación. Le robaba discos a ms padres y mis hermanos e imitaba lo que escuchaba.

- Publicitat -

Con el teatro fue diferente, estuve un tiempo en Carro de Baco y tenía muy claro que quería continuar por ahí, porque con el teatro yo podía ser cualquier cosa. Se acepta que seas cualquiera. Me preparé las pruebas para l’Institut, me cogieron y ahí sigo… y no sé si conseguiré salir algún día. No soy una alumna modelo y nunca lo he sido.

En cuanto a la música, con mi grupo Pelogruesoul, a Joaquín el bajista lo conocí cuando tenía quince años… y ahí seguimos.

¿Qué cosas has hecho hasta ahora en el teatro?

En teatro no he hecho muchas cosas en plan profesional, he participado en cabarets, he hecho obras con Carro de Baco… la primera obra que hice fue La Cantante Calva de Eugene Ionesco, que me marcó mucho. En Gràcia todo fue más improvisado.

Y por fin en l’Institut del Teatre hemos creado un colectivo de actrices, que se llama las Huecas, con las que hacemos lo que queremos y  estoy muy orgullosa, porque es muy difícil hacer lo que hacemos. Presentamos una obra recientemente, Proyecto 92, en la sala Beckett a un concurso que se llama Croquis 2017 y nos cogieron. Una pieza de 20 minutos que se recibió muy bien. La intención es seguir trabajando con las Huecas, el 17 de diciembre estaremos en La Volta, un festival en Girona al aire libre, así que pasaremos frío.

Esmeralda Colette Santa Coloma Canal150 gramenet¿Y cómo llegas a Lovely Precious Dream?

Conozco a Juanjo Marín desde pequeña, así que me conoce en unas condiciones en las que yo era un desastre. Seguimos en contacto, porque era profesor de música. Él sabía que yo estaba en l’Institut del Teatre e intercambiábamos opiniones regularmente. Me propuso esta obra y me quedé a cuadros, me hacía mucha ilusión, por el tema que trata.

Nina Simone siempre ha sido para mí un gran referente. Además de Juanjo yo me fío mucho, no sé si él se fía tanto de mí como yo de él. Cuando me propuso esto, me lo explicó todo, la dramaturgia entera, que no es solo en torno a Nina Simone sino que tiene también un punto onírico, con una trama alrededor muy suculenta… además contamos con David Anguera, pianista, actor y con un equipo de gente muy guay.

Así que, ¿de qué va la obra?

Tengo que decir que no es la típica pieza que se hace con un rollo autobiográfico sobre Nina Simone. Se pasa por su infancia, por la Nina Simone más destrozada, la Nina Simone más estable y madura que ya lo ha visto todo, también por sus experiencias personales más duras, pero con un punto muy onírico.

Es una mujer que sufrió malos tratos por parte de su marido. Toda la clase de explotación que podía sufrir una mujer negra de su época, con una vida muy dura, si encima quería tocar el piano, una mujer pobre, eso era imposible. Y además con bipolaridad diagnosticada. Y no dejo de pensar si fue antes la bipolaridad o las circunstancias. Y todo está como muy dibujado, no es una historia lineal.

Estoy sola en el escenario con David Anguera y vamos desgranando textos, canciones de Nina Simone. Comienza con una pieza que es como un canto gregoriano en el que se reivindica la belleza negra, la belleza de la mujer negra. Luego vamos a una canción que he cantado con Pelogruesoul, Ain’t got no soul, pero con un toque diferente.

¿Qué es lo que la gente debería ver en esta obra sobre Nina Simone que quizás no espera ver?

Lo que se ve es que detrás de las vidas de estas divas de la música negra, figuras potentes y fuertes que lo cantan todo, detrás hay muchas cosas que no podemos imaginar. Y mira que a mí me ha pasado que me insulten como si fuera de otro país, pero esa fuerza y esa fragilidad a la vez que se tienen que exponer y estar siempre al pie del cañón. Hay una frase de Nina que dice que ‘ojalá lo pudiera hacer como si fuera un trabajo y no me fuera la vida en ello’. Eso emocionalmente es muy bestia.

Tuvo una vida muy movida. Tuvo que pasar a Europa.

Nina Simone tiene varias etapas potentes. Llega un punto en el que no puede más, diagnosticada de bipolaridad, con arranques violentos, rompe con todo y decide irse a áfrica, a buscar sus raíces. Se va con su hija pero esta no aguanta todo lo que vive allí y se vuelve a América. Al final, Nina en bancarrota porque no da conciertos ni nada, se va a Francia y acaba dando conciertos por bares. Un grupo de amigos la acogen y le dicen que le salvan el pellejo, pero que se tiene que medicar. Hay vídeos en los que se la ve sedada o drogada, no me interesan tanto como la Nina más salvaje, pero es que convivir con todo eso que le pasó debió ser muy duro.

El racismo se cebó mucho con ella.

Sufrió como mujer, como mujer pobre y como mujer pobre negra. Sufrió maltratos de su marido y de la gente de su alrededor. Los negros sufrían ataques continuamente, imagínate las mujeres. He leído cosas de la vida de Billie Holliday, Etta James, o la propia Nina Simone que son muy bestias. Yo recomiendo a la gente que se empape de esas historias y que sepan qué cosas nos pasan.

Pero precisamente una de sus canciones más famosas, My baby just care for me, parece un icono de la música amable, comercial…

Yo la veo como una canción con un punto irónico, con un punto sarcástico. Parece una canción en la que parece que sobre el escenario todo debe ir bien. Y ella tiene que interpretar eso. Su relación con su marido era muy compleja, su marido le controlaba el dinero y no era independiente, pero al final salió de eso. Salió de todo, muy fuerte.

La obra se estrenó primeramente en Santa Coloma ¿cómo fue ese estreno?

Yo estoy bastante orgullosa por haber presentado una obra así en Santa Coloma, sin haber hecho antes algo tan profesional como esto. Que fuera aquí en Santa Coloma fue muy bonito. Se llenó la sala con una propuesta alternativa, sin querer hacer taquilla aprovechando el tirón de La Voz yendo a la sala grande del Sagarra..

¿Estuviste en La Voz?

Si… (ríe) pero Juanjo no me vino a buscar por eso, ya hablamos antes de ir a La Voz. A mí me interesaba que fuera este formato, con un proyecto súper bello, con una escenografía que me encantó…

Y de ahí pasamos al Maldà…

Yo siempre tengo mucho miedo en la vida con todo, pero al final lo acabo haciendo, con esfuerzo, alegría… y para mí esto es una oportunidad muy grande. Es pasar a Barcelona, a un teatro conocido, es un reto para seguir creciendo y aprendiendo. Tiene que venir mucha gente! Que vengan al Maldá y la última semana de febrero estaremos también en La Colmena.

¿Tenéis perspectiva de continuar con la obra más allá?

Primero tenemos que hacer primero la adaptación de la obra para el Maldà y eso nos va a servir para crecer y aprender. Hacer temporada es hacer algo que quizás nunca has pensado que harías jamás. Un proyecto increíble y con gente en la que confías.

Y musicalmente ¿qué proyectos tienes en marcha?

Estoy empezando a trabajar en un proyecto propio. No tengo ni idea de música, pero intento escribir canciones. Sigo haciendo canciones con Joaquín, pero no pienso tirarme a la piscina sin más. Aunque tenga que pasar un tiempo no quiero sacarlo a la luz hasta que no esté bien. Siempre he sido muy impulsiva, y no me ha ido mal, pero ahora quiero que esto esté bien.

Bien, para acabar, anímanos a ir al Maldà

Tenéis que venir al Maldà porque Nina Simone lo vale, Santa Coloma lo vale y hay que apoyar a la cultura y el teatro. Y más este tipo de propuestas que no están subvencionadas, que son muy a pelo, donde estamos solos ante el peligro, sin una institución detrás. Contamos con la ayuda de l’Excèntrica, del Teatre Sagarra y Avalot Teatre, eso sí.

Y como colomenses que somos tenemos que apoyar los proyectos que salgan fuera. Que la gente venga, que es muy divertido y se olvida uno un poco de todo.

- Publicitat -
EL 9 Carrer
La Cuina de la Loli
La Taula Vella
FAVGRAM
ARG Neteges

DEIXA UNA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here